Trump y su visita a México

La imagen de Donald Trump en éstos momentos no puede estar más tachada por ser un racista, xenófobo y animado.

Al parecer fue la excusa perfecta para que alguien de su campaña electoral tuviera la brillante idea de aceptar la invitación de Peña Nieto en la Ciudad de México.

Y ahora que ya todo acabo tanto Trump y Peña han hecho sus declaraciones formales.

Está claro que Trump se ha dado un tiro en el brazo de aspecto presidencial de tal vez el líder menos esperado para dárselo.

Pero eso no es todo lo positivo para Trump por el momento

De repente, ahora todo el mundo tiene un nuevo contexto para lo que dirá Trump sobre la inmigración.

Antes de la reunión Donald se enfrenta a un duro desafío.

Varios conservadores, e incluso uno de sus partidarios, Ann Cutler, habían estado recibiendo mucha atención.

Ya que acusaron al magnate del flip-flop de la inmigración y especialmente la deportación.

Hay informes de que su campaña pase por alto la deportación y solo se enfoque en la muralla con la frontera de México.

Pero ahora que Donald está haciendo el discurso que viene directamente de ésa frontera, el nuevo enfoque de repente de vuelve más creíble.

El efecto es ahora acerca de la reunión y menos personas están hablando de la deportación.

Y puesto que algunas de las prioridades de Peña Nieto fue la seguridad en la frontera este evento asciende para que sea la cereza del pastel.

La Oportunidad de Trump

Donald Trump

Algunos pensaron que Peña usaría ésta oportunidad para darle en la cara a Trump.

Pero no fue así. Y el estadounidense , por su parte, parecía más sobrio y sagaz que nunca.

Y a la luz de nuevas acusaciones desde todos lados, Trump tiene derecho para presumir su invitación y Clinton no.

Trump ahora puede decir que se está tomando mucho más enserio el tema que su oponente.

Y eso nos lleva a la mayor razón por la sorpresiva decisión de Donald Trump para ir a México era un buen movimiento : se trata de hacer quedar mal a Hillary Clinton.

Es la última evidencia de lo que parece ser “ocúltate y deja que Trump se hunda” no es una estrategia tan  inteligente de Hillary.

Donald ha tomado la ventaja de la prensa, haciendo algo que se vea presidencial y Hillary ausente.

No importa que tan tonto sea tu rival, dejándolo dominar lo nuevo significa que si hacen algo bueno, será amplificado exponencialmente.

Para empeorar las cosas todavía más. No es como que Donald haya aceleró las cosas para reunirse con el presidente.

Peña Nieto invitó a ambos para discutir los temas de inmigración y ahora se verá algo así como un juego patético de ponerse al día si Hillary acepta la invitación.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *