Boom Gastronómico de la industria restaurantera en Nuevo León

Boom Gastronómico

¿A qué se debe el boom gastronómico de Monterrey?

Está dividido en seis apartados, el primero es la oferta, que incluye cuatro de las primeras posibles respuestas a dicha cuestión: escuelas culinarias, bienes raíces, chefs famosos a nivel mundial, prestigio o inversionistas.

La demanda a su vez, trata con el crecimiento de la ciudad, el cambio generacional, cambios globales, percepción de seguridad y redes sociales.

El boom gastronómico de Monterrey

El área metropolitana continúa llenándose de plazas con restaurantes y la gente habla y piensa cada vez más en comida.

Se trata no sólo de un reflejo global temporal, si no de una conexión de factores únicos.

El boom de ésta cultura culinaria en Monterrey se ha estado cocinando por un par de años.
Boom Gastronómico

Son muchos factores que han estado involucrados, pero, aunque algunos pueden sugerir que esto iba a pasar tarde o temprano, el hecho es que solo ahora tenemos inauguraciones de restaurantes cada semana.

Solo ahora hay más escuelas profesionales de cocina, más protagonistas en redes sociales que hablan sobre el tema, eventos privados y para el público, entre otros.

Este escenario se ha alineado con una tendencia que ocurre a nivel mundial con nuestro vecino, Estados Unidos, como uno de los grandes expositores.

Para Eve Turow, es la generación millenial una de las responsables. En su libro “A taste of generation yum: how the millenial generation´s love for organic fare, celebrity chefs, and microbrews will make or break the future of food”, Turow apunta a lo que la tecnología le ha robado a dicha generación: sensaciones del mundo real que pueden recuperar con la comida, que es tangible, que proporciona un sentimiento de comunidad – con su entorno próximo y el mundo entero.

La socióloga Sharon Zuk sugiere también, en su estudio del 2015 “The Omnivore´s neighborhood? Online restaurant reviews, race and gentrification” que las redes sociales transforman comunidades.

Utiliza a Yelp para ilustrar que “intencionalmente o no, los que escriben reseñas de restaurantes en Yelp pueden animar, confirmar o incluso acelerar el proceso de gentrificación al señalar que una localidad es buena para personas que comparten sus intereses.

Por su parte, Anthony Bourdain, el chef convertido en estrella de televisión, dijo en la Smithsonian Magazine que este es un buen momento para la industria porque los jóvenes talentosos pueden convencer más rápido a un inversionista para abrir su propio lugar, y no tienen que esperar años en la cadena alimenticia.

Se trata de jóvenes con experiencias diferentes y con menús de aventureros.

Para Bourdain, el sushi y su pescado crudo, las nuevas texturas que la gente está dispuesta a saborear, todo habla de una credibilidad buscada por los llamados foodies.

¿Qué es lo más exótico que has probado, qué tan aventurero es tu paladar?

Boom Gastronómico

El lo comprará con lo que pasó en décadas atrás del rock. “Hay un sentimiento de que alguien de está hablando” dice, tanto a través de la música, como de la comida.

Sus compatriotas estadounidenses, asegura, apenas están aprendiendo lo que en el viejo continente siempre han sabido.

“Están pensando en lo que comemos, lo que comimos anoche y lo que estamos considerando comer mañana.

Ahora vas a cenar y hablas de la cena que vas a tener la próxima semana, mientras le tomas foto a la comida que están comiendo en éste momento.

“Eso es algo muy italiano”. Los valores americanos están cambiando para favorecer los italianos, chinos, tailandeses y españoles, afirma.

El boom Local

En 2002 Starbucks abrió su primera sucursal en el país. Cuatro años después, hace justo una década, llegó al área metropolitana de Monterrey, específicamente a la plaza 404 en San Pedro.

Hoy dicho espacio está ocupado por otros restaurantes junto con tiendas de diferentes artículos.

Frente al lugar, a lo largo de Gómez Morín, se han construido y continúan en construcción, más plazas con restaurantes, departamentos y los demás.

Spencer Rascoff y el economista Stan Humphries son autores de “Zillow Talk: the new rules of real estate”.

Escriben que Starbucks es responsible de aumentar el precio de las bienes raíces, aunque otros refutan que esto solo se debe a que la compañía de café es un comprador inteligente que sencillamente se adelanta a cambios que iban a suceder con o sin ellos en un área cualquiera.

Y Monterrey lo ha demostrado. Anteriormente en la década de los años 80, la economía de la ciudad estaba dominada básicamente por grandes corporativos, en manos de una segunda generación.

Herederos de los fundadores.

Cuando estos grupos hegemónicos comenzaron a fragmentarse, su fuente de empleos sólida también decayó.

La ruptura transformó a las empresas en negocios más pequeños, otras desaparecieron.

Al mismo tiempo, la generación X, aquellos que no heredaron nada de estas industrias, comenzaron a buscar diferentes modos de subsistencia, influenciados por cambios globales y desencantados del trabajo de sus padres.

Empezó a surgir entonces un movimiento artístico, algo adolescente, pero comentado aún en una cultura competitiva empresarial regia.

La llamada “avanzada regia” músical de hace dos décadas fue uno de estos nichos resultantes.

Los jóvenes quisieron ganarse la vida como músicos, se prepararon profesionalmente, formaron bandas. Pero la avanzada desapareció. A la música le siguió el coleccionismo de arte y sus galerías.

Después fueron los diseñadores. Ahora estamos ante la generación de chefs, estudiantes de gastronomía, restauranteros y sus muchos socios, foodies y demás.

El nicho también se ha formado por asuntos culturales, egocéntricos, entre otros.

La diferencia es que ahora está anclado en una necesidad intrínseca al ser humano: comer.

Sin embargo, no se queda sólo en esto. “El boom” gastronómico de Monterrey, como lo demostró Starbucks hace diez años, ha sido provocado también por una realidad física, la de las bienes raíces y el crecimiento de la ciudad.

El área metropolitana es una de universidades, foco de migración por empresas internacionales, entre otras cosas.

Las plazas llenas de restaurantes que se esparcen por todos los municipios no son coincidencia.

Pero la pregunta permanece,

¿Se trata otra vez de una moda? Como en todo lo que se tiene que ver con comida, la respuesta depende del sujeto y no es objetiva.

Puede que encontremos subiendo la curva de la tendencia y estemos por alcanzar un pico gastronómico, que estemos en la planicie de la misma, o que nos encontremos ya en el descenso.

Lo que atreve a pronosticar, y no estaríamos en una revista culinaria si fuera de otro modo, es que este nicho va a seguir creciendo, que en algún momento llegará a su tope, pero que no va a decaer como los previos.

No sólo porque siempre vamos a necesitar alimentarnos, si no porque no hay forma de que una vez habiendo experimentado y aprendido todo lo que la comida nos puede comunicar, volvamos a conformarnos con un platillo aburrido y triste día tras día.

Fuente; http://residente.mx/

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *